Con o sin la sobretasa a la gasolina

Publicado: junio 21, 2006 en Periodismo

                                                                          Elemental
Por: Yamid Palacios  
Los huecos y calles sin pavimentar son los no tan nuevos atractivos de la ciudad blanca. Y es que la ciudad va más allá del centro histórico y sus paredes. Tras éstas, se pueden encontrar hundimientos de todos los tamaños, y también calles que con el paso de la lluvia, se convierten en el nuevo arte conceptual de la ciudad. 

 Si se quiere conocer la situación real de la ciudad, basta con tomar un tour por los estrechos caminos de la urbe.

El tour se puede hacer en taxi o en bus; como se prefiera. Trayecto en el que usted deberá abrocharse los cinturones y disfrutar del paisaje de la ciudad, con los baches y huecos que le harán saltar de improvisto, mejor que si hubiese viajado en la montaña rusa más famosa del mundo. Y como en los dichos populares se refleja el sentir del pueblo, eso de que “al mal tiempo buena cara”, parece ser cosa del pasado. Porque hoy las expresiones de enfado, ante el impredecible clima de Popayán, se le suman las de un momento de descuido, en el que su carro pueda ir  a parar a un cráter lleno de lodo. Se observa que la sobretasa a la gasolina no ha servido de mucho a los patojos para la solución de los problemas que presenta la malla vial de la ciudad. Como en otros aspectos que se ve reflejada la transparencia de los administradores del Estado, este caso no es la excepción, y parece que el dinero de dicho impuesto, va a parar a bolsillos que no son precisamente los de la población payanesa.  Es sabido que el impuesto de la sobretasa a la gasolina, estaría destinado a la reparación y construcción de vías y calles de los municipios y capitales de cada departamento. Sin embargo tomando una ruta por la ciudad, se podrá observar que el precepto probablemente se quedó en las hojas impresas una vez más. El costo de la gasolina, tan sólo en el último año ha subido alrededor de mil pesos, y se sabe que el precio del combustible sube mensualmente más o menos desde el 2000, época en la que el precio del galón era casi la mitad del precio actual. A ese costo se le sumó el impuesto que se menciona. Se ha  comentado que con la libertad a las empresas petroleras para subir el valor del petróleo, que dio el expresidente Andrés Pastrana, al eliminar la ley que sólo permitía el aumento en el precio de la gasolina cada año y con un tope determinado, el futuro en Colombia, es que el costo de la vida se eleve con el precio del galón de gasolina, que probablemente termine por costar al igual que en países como Estados Unidos. Se va a gastar lo que no se gana en la canasta familiar, y en general en necesidades de primera mano. Porque el costo de los combustibles, indiscutiblemente afectan, negativa o positivamente cada plano económico de la sociedad. En tal medida, la necesidad no estará enfocada en la reparación de las calles, sino en la reparación del hambre de la población. No obstante el panorama no es tan desolador, pues cabe remitirse a lo que está sucediendo en diferentes países tercermundistas, en donde el proceso de modernización en la producción agraria, habría iniciado por ejemplo, en el cambio de bueyes por grandes tractores. Y ahora en países como la India han tenido que retomar esta herramienta anticuada pero barata, ya que los precios de combustibles exceden cada vez más los límites de la producción. Como se puede observar, no es difícil percibir el engranaje de la ciudad, desde el estado en que se encuentran sus calles, que no sólo reflejan lo obvio, sino una etapa en la que parece que la ciudad se está quedando estancada.  La ciudad además crece con las invasiones de desplazados campesinos, invasiones que indiscutiblemente hacen parte de la cotidianidad de las ciudades Colombianas. Este aspecto agranda el problema de retraso de Popayán, y no se está hablando de nuevas tecnologías. Pero los  patojos no hacen más que cubrirse de la lluvia, pasar las calles, seguir pagando los impuestos y abrochándose los cinturones. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s