Blogs en la “construcción” de información

Publicado: mayo 7, 2009 en Educación

Por Samaida Gómez Ruiz

El fenómeno de los blogs ha interesado de forma especial a los profesionales del periodismo. A través de estas nuevas estructuras en red, activan el debate y la participación en la construcción periodística” (Periodistas en Internet. Blogs en el espacio iberoamericano. BELLA PALOMO), puede ser la frase que resuma la pertinencia de los blogs en el nuevo quehacer periodístico, que se inscribe en una dinámica que ya no aborda la comunicación de modo unidireccional, sino que la valora como un espacio de interacción de los nuevos recursos tecnológicos puestos a disposición del periodismo.

Desglosar la frase introductoria obliga a pensar el espacio de los blogs desde tres contextos diferentes, el primero el de los profesionales del periodismo, el segundo desde la relación entre periodista – usuario – periodista y la tercera desde la nueva dinámica del periodismo ciudadano.

 Los blogs y los profesionales del periodismo

 La primera relación de análisis se presenta entre los blogs y los profesionales del periodismo e incluye diversos elementos, que se podrían explicar desde una práctica básica del ejercicio periodístico, las 5Ws.

El qué: el quehacer periodístico desde los blogs como un nuevo espacio y un nuevo recurso para los profesionales del periodismo que desean compartir y debatir lo que producen desde la esfera multimediatica que ofrece la web.

El quién: los profesionales del periodismo interesados en estar a la vanguardia de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), sin dejar del lado las otras formas llamadas “tradicionales de trabajar con la información”, es decir, la práctica del ya tan nombrado “nuevo-viejo periodismo”, como diría Gabo: “No estamos proponiendo un nuevo modo de enseñar periodismo sino tratando de inventar otra vez el viejo modo de aprenderlo”, y este nuevo – viejo modo incluye la apropiación y explotación de todos los recursos que nos brinda la tecnología, combinado con ese periodismo de lápiz y agenda, que prestaba atención a los detalles y para el que todo podía ser noticia, no sólo la política, el desastre y el entretenimiento.

El cuándo: según el documento Periodistas en Internet. Blogs en el espacio iberoamericano, desde el 2001, intensificándose a partir del año 2005 (como el título lo indica para el caso iberoamericano) aunque el fenómeno en países más desarrollados como Estado Unidos o Japón puede ser un poco más antiguo, sin dejar por ello de ser reciente, pues de hecho Internet no cuenta con más de tres décadas. Pero han sido y siguen siendo años arrolladores, que presentan una evolución anual, por no decir diaria, nunca antes vista, pues cada día encontramos más y mejores, también peores, herramientas en la web al servicio de todo.

El dónde: según el documento citado, en la mayoría de países Iberoamericanos, con excepción de República Dominicana, Guatemala, Paraguay, Panamá y Honduras,  donde no se ha localizado periodistas que tengan blog, lo que no indica que no existan, pues tal vez los manejan desde el anonimato. Pero el dato más interesante es la gran acogida que tienen dichos espacios en la labor de los periodistas de habla hispana, pues se registra un aumento significativo en los últimos años hacia la tendencia de crear y mantener un blog como experiencia alternativa de periodismo frente a sus trabajos en otros medios.

El cómo: con todas las herramientas que permite un espacio como la web. Y aquí se presenta un grave problema, la uniformidad a la que tiende la blogosfera , pues por las plantillas prediseñadas y los recursos similares que presentan los diversos modelos ofrecidos por los blogs, estos tienden a repetirse de manera reiterada, pero más allá de este inconveniente el principal problema radica en la falta de conocimiento de los periodistas (así como del público en general) de las herramientas ofrecidas por estos espacios, pues la mayoría de blogs se contruyen desde el empirismo, en la web y más aún en la blogosfera, la mayoría de periodistas resultan empíricos, y más grave aún, parece que poco se interesan por profesionalizar el ejercicio, pues según el documento ya referenciado y la visita a varios blogs (no sólo de periodistas) son pocas las herramientas usadas para la presentación de la información.

Hemos menospreciado la posibilidad de la web para construir notas multimediáticas, que incluyan texto, fotografía, audio, video, infogramas, enlaces, entre muchas otras posibilidades, que se pueden aprender, como se dice popularmente “cacharreando”, pero para las que también existen métodos un tanto más académicos como los manuales, es sólo cuestión de interesarse más por un medio que día a día toma más fuerza y habla del periodista tanto como lo hacen las notas que publica en los medios para los que trabaja de modo oficial.

Y un último elemento, tal vez el más importante y tantas veces excluido dentro de la labor periodística: el porqué.

Porque muchos periodistas ven en los blogs la posibilidad de la opinión que les niegan muchos de los medios “tradicionales” para los que trabajan, otros porque buscan mayor reconocimiento en un medio que es visitado en su mayoría por nuevas generaciones, algunos más (una minoría) porque los blogs representan una entrada adicional de dinero y otros porque el blog les da la posibilidad de interactuar con sus lectores.

La relación entre periodista – usuario – periodista

Y es en este último sentido es que se da la relación conversacional entre el periodista – usuario – periodista, relación que le permite a unos y otros conocer de primera mano comentarios y perspectivas frente a un tema determinado y les otorga la posibilidad de entablar una discusión, que aunque en muchas ocasiones se torna ofensiva y amenazante en otras toma matices de crítica que retroalimenta la labor del periodista y del lector.

Esta interacción conversacional se da desde diversos ámbitos, pues de ella pueden participar todas las personas sin distinción alguna y decir de manera abierta (aunque muchas veces usen seudónimos) lo que piensan y opinan.

Pero no es la única manera de establecer relaciones, pues ya que la esfera de los blogs permite a todas las personas crear un blog, también se pueden generar ciber-vínculos, los conocidos hipervínculos, entre un blog y otro, la mayoría de veces intentando mantener correlaciones entre los temas tratados.

Así pues aunque la relación entre escritores – lectores – escritores es en la práctica una relación virtual toma en la blogosfera aires de realidad que otros medios no permiten, pues más allá de leer una opinión se puede también escuchar la voz, conocer el rostro del que opina, navegar por su vida (redes de amigos/contactos, ejemplo: facebook), en fin, establecer una relación de tu a tu que los medios tradicionales por los apremiantes del tiempo y el espacio no permiten.

El periodismo ciudadano.

El último elemento de análisis se refiere al tema del periodismo ciudadano, temido por unos, criticado por otros y avalado por unos cuantos más.

Este tema sin duda hace parte ya de las agendas mediáticas de todos los MCM, pues tanto en radio, como en televisión y prensa, y mucho más en Internet, vemos que al oyente / televidente / lector / cibernauta, se la han abierto espacios tanto de opinión como de información, por lo que es ya común que existan secciones dedicadas a lo que publican los antes considerados sólo público receptor.

Y a muchos periodistas el tema les preocupa, pues las antes fuentes de información ahora son emisores directos de la misma, y expresan lo que saben sin necesidad de recurrir a los periodistas “profesionales”, y la información va y viene desde diversos ángulos y con distintas perspectivas y aunque muchos se declaran en contra de éste método que de cierto modo prostituye un oficio ya de por sí descalificado, personalmente no le encuentro mayores inconvenientes.

Los que se declaran en contra del periodismo ciudadano lo comparan con la cirugía: “A ningún ciudadano se le daría un bisturí para operar a nadie y no entiendo que se deje a cualquiera participar como periodista en algo tan importante como es el flujo informativo. Los ciudadanos dan las pistas. Los periodistas hacen la información” asegura Rafael M.  Martos, director de Diario de Almería.

Luciano Mucelli, autor de Prixma, en una postura menos radical reduce esta situación a un problema conceptual “el periodismo ciudadano no existe. En todo caso, podemos hablar de ciudadanos que publican información a través de sus blogs. A éstos, José Luís Orihuela los llama ‘medios sociales’. Los que pueden hacer periodismo a través de los blogs son los periodistas, porque ellos conocen qué es ser periodista… Eso no quiere decir que los ciudadanos no puedan publicar información que pueda servir de fuente para periodistas y medios en general”.

Frente a esta diversidad de opiniones mi concepción personal es que los medios cuentan con un gran público que (a pesar de las grandes falencias y críticas desde diferentes sectores frente al tema de la honestidad de las empresas mediáticas) aún cree en los medios y prefiere recurrir a éstos para obtener información antes que a otros espacios “independientes”, de personas sobre las que nunca ha escuchado hablar.

Por otra parte este recurso, el del periodismo ciudadano o las personas del común que publican información en los medios, como quieran llamarlo, puede ser ampliamente valorado como una fuente inagotable y, porqué no decirlo, gratuita de información, en un mundo tan grande en el que segundo a segundo ocurren temas dignos de contar y con los que, por razones lógicas, el periodista no puede estar siempre conectado.

En este sentido un periodista puede enterarse de primera mano de lo que ocurre en simultáneamente en dos extremos del mundo o sin ir más lejos en dos extremos de su ciudad, esa que por la premura del tiempo y la exigencia de la inmediatez se la ha olvidado (o se le ha impedido) recorrer.

Pero como no todo puede ser tan bueno también está el problema de la veracidad, ¿Cómo saber si creerle o no a esa fuente que escribe sobre lo que supuestamente acontece? ¿Con qué intereses lo hace? ¿Será verdad? Lastimosamente no conozco la respuesta, si la tuviera escribiría un libro, o al menos un artículo, no sé, es complicado, se me ocurre la comprobación de fuentes, con todas las implicaciones que este ejercicio representa.

Finalmente considero que tanto desde la profesión como desde la academia, para nuestro contexto más inmediato hemos subvalorado la importancia y posibilidades que un medio como el blog nos ofrece, seamos o no periodistas, pero más preocupante aún si lo somos, porque perteneciendo a la era de la tecnología, el Internet y la informática no podemos mostrarnos ajenos a una realidad coyuntural que nos exige hacer parte activa de todos los medios de información posibles con todas las herramientas puestas a nuestra disposición y obviamente con la calidad y complementariedad que se espera y se exige entre forma y contenido.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s